Breves pensamientos entre copas de vino.

Amigas y amigos lectores, les saludo cálidamente, espero sea de su agrado este breve video donde expreso uno de mis tantos escritos. Me he alejado de La hoguera por razones de causa mayor, sin embargo no me he detenido en ningún momento de ejercer la noble labor de escribir. Volveré, mientras tanto pueden seguirme en mi canal de Youtube donde estaré subiendo mis escritos en forma de video.

Sin más que decir espero que los acontsncimientos globales no les calen y les sean breves. Desde este lado del mundo los quiere su amigo Ramm.

Sumario II.

Por: Erzengel.

“La poesía es un poderoso sedante para el Alma;
la necesito para sobrevivir aunque no se si ella
necesite de mi…”

Gritos antes de dormir.

Por: Erzengel.

Usualmente uso, más que una máscara, un traje completo…
Un traje de oveja, de valiente, de heroína, soldado o poeta…
Traje de mujer
Una mujer fuerte, alegre y realizada.

Lo uso porque no puedo permitir que estos o aquellos vean la crudeza que reflejan las cicatrices que se esconden detrás de él, mucho menos deberían ver las profundas heridas abiertas en mi pecho, cabeza y piel.

Sería presa fácil, ya sabes, vivimos rodeados de hienas, carroñeros de mierda expertos en sacar el mejor partido en los momentos de caos…, por ello, cada mañana me cubro con mi traje, me abrigo de lo verdaderamente estúpido y pálido que puede resultar en ocasiones la vida…, y continuo, continúo caminando…, como si estuviese en medio de una maldita tormenta de arena…, aun teniendo ojos, sin poder utilizarlos.

Continuo, no sé cómo, y mi traje se esta rompiendo, se cae a pedazos.

Se que, aunque eleve las más desesperadas plegarías al el cielo, la respuesta será negativa, – ¿por qué? – porque mi Ángel piso esta tierra, rozo mi corazón y regreso al cielo con su creador.

Dios tendió su mano y sustrajo de este mundo inmundo su perfecta creación, pero el padre no se percató, que de paso, se llevó mi corazón.

Vaya, ¿qué soy?, ¿una especie de masoquista o una cobarde suicida?, ¿reúno los requisitos necesarios para ser… humano?

Y continuo, no sé cómo, no sé por o para que, pero continuo, quizás porque ya perdí la cordura, mis ilusiones, metas sueños y fuerza, pero aún no pierdo esa pequeña chispa de fe. …“patética”…

Solo le reprochó a él, ¿ya no había espacio en tu mano Padre frio, para que me llevaras también?

En fin…

Es momento de quitarme el traje, desmontaré unas horas de mi ejercicio de vivir, y mañana a combatir.

En fin…, en fin…

…”Ya ven por mí”…

Suicida.

Por: Erzengel.

I.

No suframos por las pérdidas, pero si acaso temes al igual que yo de “olvidar”, ten presente esto, todo es transitorio cuando carece de significado, sin embargo, el humano tiene la noble capacidad de transformar lo más obscuro en lo más lumínico, aportando a cada maldito momento de la vida un significado; no hablo de brindar por arte de magia una razón o una causa mística a los hechos crudos de la vida, de estos hechos Dios no es responsable, me refiero, a la visión humana que puede trascender sobre lo negativo de las circunstancias para ver a través de ellas una razón para vivirlas, logrando entonces aprendizajes y reflexiones, introspección, corrección y la ratificación de que podemos elegir ser benévolos aunque vivamos desgracias.

II.

Cada instante que transites por la obscuridad es una hazaña, eres fuerte aunque a menudo consideres abandonarte, todos los que estamos aquí hemos pasado por ello, pero encontramos alivio en esto o aquello y seguimos adelante, aunque el aire asfixie, aunque la cruz en la espalda cale, aunque todo alrededor nos intente arrebatar constantemente el significado de la vida, lo hacemos no por lo que esperamos de la vida sino por lo que la vida espera de nosotros, y yo, yo creo que de mi esperaba a un gran guerrero, a ese adalid que tras liberar trescientas guerras internas no enloqueciera ni en algo malévolo se convirtiera.

III.

A propósito de ello, considero que cuando un guerrero encuentra una causa se transforma en un ser indomable, imbatible y se deja la vida en ello, pero glorifica, justifica y honra su existencia cuando su causa es realmente virtuosa y noble.

IV.

Por lo tanto permíteme pronunciar un secreto, si así se le puede considerar… la elección de un camino u otro independientemente de las circunstancias que nos rodean es una libertad eterna del ser, no se nos puede arrancar por muy mal que estén las cosas allá afuera, o ahí dentro de tu corazón, a veces tan solo nos hace falta coraje para adoptar la responsabilidad de ello y decidir “ser”, a veces solo nos hace falta valor para aceptar el sufrimiento en lugar de sufrir por evitar el sufrimiento.

V.

Acepta todo ello, con la cabalidad y elegancia de un ser que está atravesando por la obscuridad y que a pesar de ello, las circunstancias aún no han logrado vencer, hazlo aún con más orgullo, porte y fuerza si es que de ti depende la alegría o las lagrimas de otro ser… no seas cobarde, no le heredes tus pasos por el mismo maldito camino que estas atravesando, hazlo, aún con más fuerza si de ti depende un logro que aporte alivio a un alma tan rota como la tuya, no te desertes, te lo dice alguien que se había rendido y de alguna manera peculiar encontró nuevamente la fuerza y el coraje para sonreír a la vida.

VI.

Los milagros ocurren y solo el ser humano es responsable de ello.

Una tranquila tarde.

Por: Ramm… o lo que queda de él.

Era una tarde tranquila, el viento soplaba entre los árboles, las calles se encontraban casi vacías y por ellas un joven caminaba…

El joven, en su mente proyectaba un escenario en donde todo lo tenía, cualquier cosa que deseaba en su mente aparecía, autos, un hogar, lujos y tecnología…

De pronto se presento la razón en aquella proyección y al mencionado cuestiono, – ¿no sería muy aburrido tenerlo todo de pronto?, ¿no sería aburrida tu vida? –

– ¿qué harías para hacerla más intranquila? –

El joven con natural prontitud respondió, -Mataría…-

De pronto, aquel, su caminar detuvo, con la mirada extraviada en el horizonte y sin expresión en el rostro, la respiración contuvo.

En ese momento supo que su vida no volvería a ser la misma.

En ese momento supo que…