Discurso Esquizofrénico: De Dios, Sexo y Muerte.

Por: Ramm Erzengel.

El problema con tu prematura despedida es el rojo fuego que dejaste en la vela encendida…

Una vela que tardara cerca de 30 años en sosegarse y convertir su fuego en aquel azul pálido, tranquilo, apacible y controlable.


Mi alma se f
ractura en psicosis cuando te hago el amor sin que estés aquí, cuando el instrumento de toda pasión tuya yace en una caja de madera a unos metros bajo Tierra…

Mi pasión sufrió una metamorfosis, mi objeto de deseo es negro, sin ojos, con cuencas cóncavas, obscuras y frías…. Si vinieses vestida de muerte, hermosa, así mismo te follaría…


Mi alma se rompe en psicosis, cuando mi éter se esparce sobre mi vientre mientras recuerdo tus muslos cabalgando sobre mi pelvis y la estrecha entrada hacia tu amor que, usando tus delgados labios como medio, pronunciaba enunciados delirantes mientras salivabas… algunos segundos previos a la explosión de luz en tu interior yo también comenzaba a pronunciar enunciados delirantes, tu mirada prohibida y engañosa penetraba los adentros de mi esencia y de esa manera, encontrabas el amor que jamás te predique…


¿Quién sabe de hacer el amor a la muerte?, no lo sé, no he encontrado semejante conocimiento en ningún lugar… todos hablan de las virtudes del rojo fuego correspondido… de coger y follar a los vivos…. energía compartida, la exaltación del alma, la virtud del amor, el punto cumbre de dos almas ardiendo, cociéndose, viviendo…


Dicen los expertos, se trata pues, del acto que nos rejuvenece, que hace sacudir todos los sentidos y la quintaesencia de lo humano, es el acto que definido como pulsión lleva el apellido “vida”.


Y yo, que te hago el amor en “transplanos…” te puedo decir que ejecutar tal acto resulta todo lo contrario, hace que me avergüence de mis deseos incontrolados, siento el más profundo desperdicio de mi elixir regado entre suaves y aromáticas hojas blancas, siento deseos de detener mi respiración, nada se enaltece, nada fluye, todo queda a la orilla de la promesa, mis sentidos no se sacuden, se retuercen en frustración y el fuego cada vez se hace más rojo, rojo y obscuro…


Dios es un bastardo, definió la vida como un acto cruel, ¿estaba molesto el día de la creación…? o es que no conocía a la Mujer y sus promesas de amor… Estoy seguro de que esto ultimo no conoció, de el no se habla acerca de su amor hacia otro ser, solo hacía su creación, equivalente a idolatrar la propia mierda que el cuerpo expulsa…, poco escuchamos de Diosas a lo largo de nuestra vida, quizás sea el resultado cultural de una retorcida sociedad machista, o es que no existieron Diosas y por ende Dios resolvió su propia creación proyectando los vacíos de su interior.

Si Dios, hubiese amado a una Diosa en aquel momento de nuestra creación, muy diferente hubiera sido la resolución de mis conflictos, porque aún en tu despedida, hubiese podido acercar mi alma a la tuya y besarte, tocarte, sentirte, penetrarte… amarte.

¿Por qué me creó un ser tan cruel?

A mi Amor…

Por: Ramm Erzengel.

Estos días me he perdido a mi mismo, luchando contra el Demonio que dejó aquella última batalla que perdí, y es que resulta imposible ganar a la muerte, al destino común y a los caprichos amargos de la vida. Me entregue a la enajenación de cualquier cosa absurda, a ratos me entregue a la música, a vagos pensamientos y recuerdos, a mis juegos tontos, a mis brutales entrenamientos… y por momentos lograba salir de la obscuridad, lograba sonreír, lograba recordarte sin lágrimas en los ojos, lograba meter aire en mis pulmones sin reproche alguno, sin embargo, ese Demonio suele ganar las batallas nocturnas, es versado y hábil para traerme los más crudos recuerdos, las más cálidas añoranzas y las ideas más delirantes y psicóticas que de existir hay.

Los expertos dicen que estoy en una cruda batalla contra algo llamado “Depresión”, pero yo no le veo forma de “depresión” a ese Demonio con cuernos, dientes afilados y ojos rojos, más obscuro que las tinieblas más absolutas… ¿Así se ve la depresión?

Dicen que mis ideas de aceptación a la muerte son reprochables y que debo evitar a toda costa pensar en cubrirme con su piadoso y frio manto en los momentos donde ese Demonio arazá mi ser y a mi amiga soledad.

Hablo ahora de Soledad como una cara amiga mía, y es que he conseguido hacerme de una amistad en donde menos lo pensé… sabes, ella en el silencio me escucha, en las noches me abraza con frialdad, en las mañanas me acompaña a ver el sol salir… aunque le grite con todas mis fuerzas soporta en silencio y con paciencia, incluso me ha enseñado a sonreír como ella lo hace; su sonrisa es perfecta pero vacía.

Te escribo, amor, en este ordenador y no en papel como solía hacerlo cuando vivías, con la franca verdad de la incertidumbre respecto a la victoria de esta tremenda guerra, me veo rebasado, me veo en tinieblas, me veo atravesado por los colmillos de esa maldita bestia… irónico, yo solía ser una bestia…

Te escribo amor mío sin certeza, pero con el recuerdo vivo de aquella promesa, esa donde jamás me permitirá claudicar, esa donde te prometí jamás parar hasta lograr *********, y es lo que hago, día a día, de sol a luna, de recuerdo en recuerdo, de trago en trago lleno de melancolía, amor mío, ¿aún crees en mí?

La puerta.

Por: Ramm Erzengel.

Hola. Déjame abrir la puerta,
me parece que tengo la llave correcta,
quiero crear una historia
entre tu amor y mi locura.

Lo sé, todo termina,
al final será melancolía,
pero vale la pena arriesgarse sin medida,
con tal de ser el creador de tus sonrisas.

Por favor, déjame abrir aquella puerta,
seguro será la ultima vez que a esto me atreva,
quiero que la cruz en mi corazón sea grabada con tu letra,
pues el final tarde o temprano llega.

La puerta a tu vida.

Nostalgia.

Por: Ramm Erzengel.

Abrir una canción,
abrir el corazón,
sentarme frente al ordenador,
y recibir el dictado del dolor.

Soltar la mano,
soltar las lágrimas,
viajar en el tiempo
al lugar de los hechos.

Y ahí en la lejanía,
dejar salir la nostalgia mía,
atraparla entre párrafos y versos
para evitar que me devore por dentro.

Recordarte, recordarlas,
reavivar las llamas
que queman el alma, y escribir,
lo que yo en plena vigilia de decir me he de prohibir.

Escribir con pasión,
con ternura, dolor, pena y amor
pues como diría aquella canción,
donde duele inspira.

Vaya cruz la nostalgia mía…

Canserbero-Maquiavélico. Canción de Mayo.

Recuerdo que un amigo por la red hace un tiempo ya, me preguntó, si es que yo había escuchado alguna vez al Rapero Venezolano Canserbero, respondí que no, no tenía idea de quien se trataba. El me recomendó en aquel momento que escuchara su canción “Maquiavélico” sin tener la mínima idea de que esa canción me acompañaría en días bastantes grises y obscuros. Aquella canción, en su momento me transmitió una fuerza impresionante; al yo encontrarme desesperanzado y con el corazón hecho añicos por perder a una de aquellas personas que entran y salen de tu vida y que al irse sientes que el mundo se te viene encima, canserbero, con su mensaje, bien expresa que hay que afrontar la tormenta, tener la frente en alto aunque la lluvia no cese, y seguir aunque duela, aunque quizás todavía exista amor en el corazón, seguir aunque la herida sea reciente y fresca; seguir adelante aunque resulte maquiavélico hacerlo y aceptar incluso la muerte de cierta parte de uno mismo.

Aquí la letra de su canción y el link a su video oficial en YouTube.
Link:
https://www.youtube.com/watch?v=dGzpsBSJZow

De no ser por esas veces en que cometo la gran
Barbaridad de ponerme a pensar
O por esas otras veces en que cometo la gran
Estupidez de no olvidar

De meditar mirando al techo al despertar
De imaginar cualquier cosa
De no ser por esas veces en que suelo respirar
Podría jurar que no te recuerdo nada


Y lo peor es que yo te conozco tanto
Que podría recordarte quién eres por si lo olvidas
Y lo peor del caso es que de ti sé tanto
Que podría dictar clases intensivas de tu vida

Por eso casi sé cuando me estás pensando
Por eso creo saber cuando de mí te olvidas
Y sé que como yo quisieras poder sólo parpadeando
Echar el tiempo atrás en nuestras vidas


El único detalle es que la ciencia no ha podido (no…)
Crear esas maquinitas del tiempo
Por eso creo que nos resulte un poquitico bien jodido
Volver a los días en que tu cuerpo

Estaba convertido en río sobre el mío
Dejando escapar seguido esos orgasmitos lentos
Que cabe acotar nacían al mismo tiempo
Hasta que un cigarrillo daba fecha de fallecimiento


Es maquiavélico meditar
A solas donde tú viviste todo con ella
Como una voz que te dice que a las estrellas
Un dedo no puede ocultar, no

Es maquiavélico meditar
A solas donde tú viviste todo con ella
Como una voz que te dice que a las estrellas
Un dedo no puede ocultar, no


Escribo sólo versos tristes
En algún patético me convertiste
Releo lo que escribiste
Cuando éramos felices
(O más o menos felices)
Y sentía como mariposas lo que hoy sé que son lombrices

Estoy en esos tiempos en que gota a gota
La mente se agota, pasan los días y apenas lo notas
La rutina es implacable, el mal humor te arropa
Y luces como un don Nadie con cualquier ropa
¡Pero te juro que estoy harto!


Hoy voy comenzar a escapar de mi cuarto, ya estoy harto
Hoy solo quiero pensar en cosas que me hagan reír
Sí! Que me hagan ser feliz!
Dejar de mirar gris y en nubes de paz revolcarme

Arrancar de raíz todo recuerdo infeliz
Y ahora si te preguntan di que estoy pensando en mí
Y aunque sobren rimas de nostalgia que deba cantar


Aunque el clima se me ponga gris, arriba mi frente va a estar
Aunque el tiempo se niegue a esperarme
Yo nadaré contra corriente aún sabiendo que…


Es maquiavélico meditar
A solas donde tú viviste todo con ella
Como una voz que te dice que a las estrellas
Un dedo no puede ocultar, no

Es maquiavélico meditar
A solas donde tú viviste todo con ella
Como una voz que te dice que a las estrellas
Un dedo no puede ocultar, no


El porqué de por qué llegamos a este punto es muy difícil de decir
Cómo determinar causas de que ya no estemos
Aunque nos queramos así
Pudo haber sido por mí
Pudo haber sido por ti
Pudo haber sido cualquier cosa

Pudo haber sido incluso el aleteo de una mariposa…
El hecho es que nos perdimos para siempre (ba-ba-ba-ba-bye)
El hecho es que nos perdimos para siempre (ba-ba-ba-ba-bye)
El hecho es que nos perdimos para siempre (eh, ba-ba-ba-ba-bye)

El hecho es que nos perdimos para siempre
El hecho es que nuestro amor llego a su muerte
El hecho es que nuestro amor llego a su muerte


Es maquiavélico meditar
A solas donde tú viviste todo con ella
Como una voz que te dice que a las estrellas
Un dedo no puede ocultar, no

Es maquiavélico meditar
A solas donde tú viviste todo con ella
Como una voz que te dice que a las estrellas
Un dedo no puede ocultar, no

El primer beso.

Por: Ramm Erzengel.

Tu mirada te ha delatado,
las intenciones al alma no se pueden ocultar,
todo es visible cuando sonríes y muestras tu claridad.
El romance, al alma, no se le puede ocultar.

Mi mirada me ha delatado,
deseo el roce de tus manos,
deseo aquellos, tus carnosos labios,
deseo las grietas que anteriores historias han dejado,
déjame besarlas y borrar el pasado.

¿Recordarás nuestro primer paso?,
¿recordarás como acechaba el horizonte de tus labios?,
¿recordarás como conquiste la comisura de tus labios?,
¿recordarás la coqueta sonrisa antes del momento dado?.

O será como una marca en la arena, de esas que el mar se lleva…
O seré al final, solo una de aquellas grietas que sabían a carmín…
O seremos una de esas historias que no tendrán un final feliz.

Podrá mi memoria recordarme ese primer beso,
para que así, me asegure de no perder el toque del primero.
¿Podrá mi corazón permitirme arrancarle otro pedazo, aunque sea uno pequeño?.

Ojalá que así sea…
pues me gustaría guardarlo debajo de la línea que dibujan tus senos,
lo siguiente que yo de ti anhelo.

Puertas.

Por: Mario Alberto Patiño Ramírez.

(A Alejandro Aura.)

Estamos llenos de actos vitales
pero ninguno como abrir la puerta.
Es casi como despertar o nacer…
! Es una esperanza ¡

Nos depara siempre hechos asombrosos.
Entran muchas cosas
de esas que estamos acostumbrados a querer:
la noche parda por ejemplo,
una canción melancólica que suena por ahí
o el mejor amigo.

Las puertas son como piernas femeninas;
en cuanto se abren…
! Ya no puede uno negarse a ellas ¡
Por eso no hay que cerrarlas…
ya se encargara de ello la muerte.


Para quienes tuvimos el placer y la dicha de ser alumnos y amigos del gran maestro Alberto Patiño, recordamos las platicas y anécdotas que contaba, alegremente, y con cierta nostalgia, sobre la amistad entre el y el maestro Alejandro Aura.

Alberto, que bellos sentimientos albergaste en tu corazón. ! Que amistad ¡. Que tus recuerdos y tus palabras no se pierdan ni se apodere de ello el viento.