Gritos antes de dormir.

Por: Erzengel.

Usualmente uso, más que una máscara, un traje completo…
Un traje de oveja, de valiente, de heroína, soldado o poeta…
Traje de mujer
Una mujer fuerte, alegre y realizada.

Lo uso porque no puedo permitir que estos o aquellos vean la crudeza que reflejan las cicatrices que se esconden detrás de él, mucho menos deberían ver las profundas heridas abiertas en mi pecho, cabeza y piel.

Sería presa fácil, ya sabes, vivimos rodeados de hienas, carroñeros de mierda expertos en sacar el mejor partido en los momentos de caos…, por ello, cada mañana me cubro con mi traje, me abrigo de lo verdaderamente estúpido y pálido que puede resultar en ocasiones la vida…, y continuo, continúo caminando…, como si estuviese en medio de una maldita tormenta de arena…, aun teniendo ojos, sin poder utilizarlos.

Continuo, no sé cómo, y mi traje se esta rompiendo, se cae a pedazos.

Se que, aunque eleve las más desesperadas plegarías al el cielo, la respuesta será negativa, – ¿por qué? – porque mi Ángel piso esta tierra, rozo mi corazón y regreso al cielo con su creador.

Dios tendió su mano y sustrajo de este mundo inmundo su perfecta creación, pero el padre no se percató, que de paso, se llevó mi corazón.

Vaya, ¿qué soy?, ¿una especie de masoquista o una cobarde suicida?, ¿reúno los requisitos necesarios para ser… humano?

Y continuo, no sé cómo, no sé por o para que, pero continuo, quizás porque ya perdí la cordura, mis ilusiones, metas sueños y fuerza, pero aún no pierdo esa pequeña chispa de fe. …“patética”…

Solo le reprochó a él, ¿ya no había espacio en tu mano Padre frio, para que me llevaras también?

En fin…

Es momento de quitarme el traje, desmontaré unas horas de mi ejercicio de vivir, y mañana a combatir.

En fin…, en fin…

…”Ya ven por mí”…

Suicida.

Por: Erzengel.

I.

No suframos por las pérdidas, pero si acaso temes al igual que yo de “olvidar”, ten presente esto, todo es transitorio cuando carece de significado, sin embargo, el humano tiene la noble capacidad de transformar lo más obscuro en lo más lumínico, aportando a cada maldito momento de la vida un significado; no hablo de brindar por arte de magia una razón o una causa mística a los hechos crudos de la vida, de estos hechos Dios no es responsable, me refiero, a la visión humana que puede trascender sobre lo negativo de las circunstancias para ver a través de ellas una razón para vivirlas, logrando entonces aprendizajes y reflexiones, introspección, corrección y la ratificación de que podemos elegir ser benévolos aunque vivamos desgracias.

II.

Cada instante que transites por la obscuridad es una hazaña, eres fuerte aunque a menudo consideres abandonarte, todos los que estamos aquí hemos pasado por ello, pero encontramos alivio en esto o aquello y seguimos adelante, aunque el aire asfixie, aunque la cruz en la espalda cale, aunque todo alrededor nos intente arrebatar constantemente el significado de la vida, lo hacemos no por lo que esperamos de la vida sino por lo que la vida espera de nosotros, y yo, yo creo que de mi esperaba a un gran guerrero, a ese adalid que tras liberar trescientas guerras internas no enloqueciera ni en algo malévolo se convirtiera.

III.

A propósito de ello, considero que cuando un guerrero encuentra una causa se transforma en un ser indomable, imbatible y se deja la vida en ello, pero glorifica, justifica y honra su existencia cuando su causa es realmente virtuosa y noble.

IV.

Por lo tanto permíteme pronunciar un secreto, si así se le puede considerar… la elección de un camino u otro independientemente de las circunstancias que nos rodean es una libertad eterna del ser, no se nos puede arrancar por muy mal que estén las cosas allá afuera, o ahí dentro de tu corazón, a veces tan solo nos hace falta coraje para adoptar la responsabilidad de ello y decidir “ser”, a veces solo nos hace falta valor para aceptar el sufrimiento en lugar de sufrir por evitar el sufrimiento.

V.

Acepta todo ello, con la cabalidad y elegancia de un ser que está atravesando por la obscuridad y que a pesar de ello, las circunstancias aún no han logrado vencer, hazlo aún con más orgullo, porte y fuerza si es que de ti depende la alegría o las lagrimas de otro ser… no seas cobarde, no le heredes tus pasos por el mismo maldito camino que estas atravesando, hazlo, aún con más fuerza si de ti depende un logro que aporte alivio a un alma tan rota como la tuya, no te desertes, te lo dice alguien que se había rendido y de alguna manera peculiar encontró nuevamente la fuerza y el coraje para sonreír a la vida.

VI.

Los milagros ocurren y solo el ser humano es responsable de ello.

A propósito de…

Por: Ramm Erzengel.

No, no te he olvidado, te llevo a diario conmigo, lo sabes pues le di tu nombre a mi arma, la bautice con tu nomenclatura terrenal de una forma irónica…, irónica porque en un momento de reflexión breve me percate de que esta arma que escupe cartuchos cal. 5.56 x 45 mm me protege, me cuida y me defenderá de aquellos bastardos que intenten matarme… justo como tu lo harías si yo corriese peligro alguno.

Irónico, esta arma esta conmigo todo el día y a veces me peleo con ella ya que se pone necia, en ocasiones me lastima pero me gusta, es bella, perfecta, hecha a medida, como tu solías ser cuando vivías…

A propósito de todos estos días que he pasado en medio de colinas, no te he olvidado, hoy Te Amo más que nunca, lo sabes pues…

Hijo del Trueno.

Por: MC AKA Dirty Hands.

Yo no camino solo siempre me acompaña un sueño y no me mueve el dolo solo el fruto de mi empeño, hablo con mis ancestros cuando necesito guía, por eso la victoria en realidad no es solo mía, le pertenece a todos los que me hacen avanzar, a mis vivos a mis muertos en este juego de azar, que los sabios llaman vida y que los necios gozan, sin medida amo el momento en que mis labios rozan una botella de cerveza o la frente de mis hijos, yo no camino solo soy pensamientos prolijos, tan solo el instrumento de mis objetivos fijos, y estoy en donde estoy porque yo soy lo que elijo, un Everest de fallas, un volcán de cosas buenas, mis peores momentos y mis noches mas amenas, yo busco el horizonte y no pasar de más a menos y vivo entre las nubes porque soy hijo del trueno.

Soy Soldado.

Por: Ramm Erzengel. / Autor: Desconocido.

Y DECRETO…

SOY SOLDADO, POR QUE EN MI PECHO SE ANIDA; EL AMOR A LA PATRIA, LA VENERACIÓN A SUS HÉROES, Y EL RESPETO A LA LEY.

SOY SOLDADO; PORQUE LA DISCIPLINA ES MI NORMA; EL VALOR MI GRAN ANHELO; EL HONOR MI FIRME CAUSA, Y EL DESEO DE SERVIRLE A MI PAÍS; LA META DE MI VIDA.

SOY SOLDADO; PORQUE A MI CUERPO LO IMPULSAN; LA VOLUNTAD DE LUCHAR; EL ANSIA DE LA VICTORIA, Y UNA SED INSACIABLE; DE SABOREAR EL TRIUNFO, Y PALADEAR LA GLORIA.

SOY SOLDADO; PORQUE ME SIENTO ORGULLOSO; DEL UNIFORME QUE PORTO; DE LAS INSIGNIAS QUE ME HONRAN, Y DE LA BANDERA QUE GUARDO.

SOY SOLDADO; PORQUE ME ENCUENTRO SUJETO; POR LAZOS INDISOLUBLES DE FRATERNAL HERMANDAD; CON TODOS MIS CAMARADAS.

SOY SOLDADO; PORQUE ESTANDO EN EL ACTIVO; MI VIDA ES LA NACIÓN; MI FAMILIA ES EL EJERCITO, Y MI HOGAR ES EL CUARTEL.

Y AUN CUANDO DEJE LA TROPA; SEGUIRÉ SIENDO SOLDADO; PORQUE SIEMPRE QUE YO ESCUCHE LA MÚSICA INCONFUNDIBLE, Y LAS VIBRANTES ESTROFAS DE NUESTRO HIMNO NACIONAL, O ME ENCUENTRE DE CIVIL AL FRENTE DE LA BANDERA; RECORDARE MI SALUDO; ME DESCUBRIRÉ EN EL ACTO, Y EN LA POSICIÓN DE FIRMES; SE HUMEDECERÁN MIS OJOS.

Y AUN CUANDO DEJE LA TROPA; SEGUIRÉ SIENDO SOLDADO; PORQUE SIEMPRE QUE RECIBA EL BATIR DE LOS TAMBORES, Y EL TOQUE DE LAS CORNETAS, O EL TRINAR DE LOS CLARINES CON EL RODAR DE LAS PIEZAS, Y EL TROTAR DE LOS CABALLOS; DESEARE SALIR TRAS ELLOS; AL LUGAR DONDE MARCHAN.

Y AUN CUANDO DEJE LA TROPA; SEGUIRÉ SIENDO SOLDADO; PORQUE SIEMPRE QUE LA PATRIA LO LLEGARA A REQUERIR; ESTARÍA SIN VACILAR CON LAS ARMAS EN LA MANO; JUNTO CON MIS CAMARADAS EN LA LÍNEA DE COMBATE.

Y AUN CUANDO DEJE LA TROPA; MORIRÉ SIENDO SOLDADO; PORQUE YA EN MI TESTAMENTO HE DEJADO ESTABLECIDO; QUE ME LLEVEN A LA TUMBA CON MI UNIFORME DE CAMPAÑA, Y COMO REGIO SUDARIO, PARA EL ETERNO DESCANSO DE MIS HUMILDES DESPOJOS; QUE UTILICEN LOS COLORES DE LA GLORIOSA BANDERA; QUE SIEMPRE ENCAUSO MI VIDA.

Ridiculum.

Por: Ramm Erzengel.

Caminando hacia el Templo del cuerpo,
me encontré con un peculiar sujeto,
Vestía con Casulla, portaba raros objetos,
y la expresión de su rostro parecía guardar algunos secretos.

Algunos le llaman cura, asisten con el a solicitar consulta,
dicen que esos devotos hombres curan,
el alma y los males inherentes que le abruman.

Algunos les llaman hipócritas,
dicen que sus palabras no median conciliación
entre los infortunios y los dictámenes de Dios…

Ignorando las voces aquellas,
de detractores y profetas
me acerque a solicitar consulta,
mi petición solo requería una poco cordura

Mi duda, “padre”, ¿por qué Dios mi alma tortura,
es que soy mal hijo o sólo de ello disfruta?
El sujeto me observo, de abajo a arriba miro y pronuncio
“Malum quidem nullum esse sine aliquo bono”

Después de ello sonrió, con su mano, peculiar gesto mostró,
enfrente de mi una cruz marco, y de nuevo pronuncio
“Faber est suae quisque fortunae”

Pronto su marcha marco distancia,
entre mi alma y el templo que idolatra,
empujo las grandes puertas del recinto y las cerro,
en ese momento me convertí en Detractor.

Discurso Esquizofrénico: De Dios, Sexo y Muerte.

Por: Ramm Erzengel.

El problema con tu prematura despedida es el rojo fuego que dejaste en la vela encendida…

Una vela que tardara cerca de 30 años en sosegarse y convertir su fuego en aquel azul pálido, tranquilo, apacible y controlable.


Mi alma se f
ractura en psicosis cuando te hago el amor sin que estés aquí, cuando el instrumento de toda pasión tuya yace en una caja de madera a unos metros bajo Tierra…

Mi pasión sufrió una metamorfosis, mi objeto de deseo es negro, sin ojos, con cuencas cóncavas, obscuras y frías…. Si vinieses vestida de muerte, hermosa, así mismo te follaría…


Mi alma se rompe en psicosis, cuando mi éter se esparce sobre mi vientre mientras recuerdo tus muslos cabalgando sobre mi pelvis y la estrecha entrada hacia tu amor que, usando tus delgados labios como medio, pronunciaba enunciados delirantes mientras salivabas… algunos segundos previos a la explosión de luz en tu interior yo también comenzaba a pronunciar enunciados delirantes, tu mirada prohibida y engañosa penetraba los adentros de mi esencia y de esa manera, encontrabas el amor que jamás te predique…


¿Quién sabe de hacer el amor a la muerte?, no lo sé, no he encontrado semejante conocimiento en ningún lugar… todos hablan de las virtudes del rojo fuego correspondido… de coger y follar a los vivos…. energía compartida, la exaltación del alma, la virtud del amor, el punto cumbre de dos almas ardiendo, cociéndose, viviendo…


Dicen los expertos, se trata pues, del acto que nos rejuvenece, que hace sacudir todos los sentidos y la quintaesencia de lo humano, es el acto que definido como pulsión lleva el apellido “vida”.


Y yo, que te hago el amor en “transplanos…” te puedo decir que ejecutar tal acto resulta todo lo contrario, hace que me avergüence de mis deseos incontrolados, siento el más profundo desperdicio de mi elixir regado entre suaves y aromáticas hojas blancas, siento deseos de detener mi respiración, nada se enaltece, nada fluye, todo queda a la orilla de la promesa, mis sentidos no se sacuden, se retuercen en frustración y el fuego cada vez se hace más rojo, rojo y obscuro…


Dios es un bastardo, definió la vida como un acto cruel, ¿estaba molesto el día de la creación…? o es que no conocía a la Mujer y sus promesas de amor… Estoy seguro de que esto ultimo no conoció, de el no se habla acerca de su amor hacia otro ser, solo hacía su creación, equivalente a idolatrar la propia mierda que el cuerpo expulsa…, poco escuchamos de Diosas a lo largo de nuestra vida, quizás sea el resultado cultural de una retorcida sociedad machista, o es que no existieron Diosas y por ende Dios resolvió su propia creación proyectando los vacíos de su interior.

Si Dios, hubiese amado a una Diosa en aquel momento de nuestra creación, muy diferente hubiera sido la resolución de mis conflictos, porque aún en tu despedida, hubiese podido acercar mi alma a la tuya y besarte, tocarte, sentirte, penetrarte… amarte.

¿Por qué me creó un ser tan cruel?