Suicida.

Por: Erzengel.

I.

No suframos por las pérdidas, pero si acaso temes al igual que yo de “olvidar”, ten presente esto, todo es transitorio cuando carece de significado, sin embargo, el humano tiene la noble capacidad de transformar lo más obscuro en lo más lumínico, aportando a cada maldito momento de la vida un significado; no hablo de brindar por arte de magia una razón o una causa mística a los hechos crudos de la vida, de estos hechos Dios no es responsable, me refiero, a la visión humana que puede trascender sobre lo negativo de las circunstancias para ver a través de ellas una razón para vivirlas, logrando entonces aprendizajes y reflexiones, introspección, corrección y la ratificación de que podemos elegir ser benévolos aunque vivamos desgracias.

II.

Cada instante que transites por la obscuridad es una hazaña, eres fuerte aunque a menudo consideres abandonarte, todos los que estamos aquí hemos pasado por ello, pero encontramos alivio en esto o aquello y seguimos adelante, aunque el aire asfixie, aunque la cruz en la espalda cale, aunque todo alrededor nos intente arrebatar constantemente el significado de la vida, lo hacemos no por lo que esperamos de la vida sino por lo que la vida espera de nosotros, y yo, yo creo que de mi esperaba a un gran guerrero, a ese adalid que tras liberar trescientas guerras internas no enloqueciera ni en algo malévolo se convirtiera.

III.

A propósito de ello, considero que cuando un guerrero encuentra una causa se transforma en un ser indomable, imbatible y se deja la vida en ello, pero glorifica, justifica y honra su existencia cuando su causa es realmente virtuosa y noble.

IV.

Por lo tanto permíteme pronunciar un secreto, si así se le puede considerar… la elección de un camino u otro independientemente de las circunstancias que nos rodean es una libertad eterna del ser, no se nos puede arrancar por muy mal que estén las cosas allá afuera, o ahí dentro de tu corazón, a veces tan solo nos hace falta coraje para adoptar la responsabilidad de ello y decidir “ser”, a veces solo nos hace falta valor para aceptar el sufrimiento en lugar de sufrir por evitar el sufrimiento.

V.

Acepta todo ello, con la cabalidad y elegancia de un ser que está atravesando por la obscuridad y que a pesar de ello, las circunstancias aún no han logrado vencer, hazlo aún con más orgullo, porte y fuerza si es que de ti depende la alegría o las lagrimas de otro ser… no seas cobarde, no le heredes tus pasos por el mismo maldito camino que estas atravesando, hazlo, aún con más fuerza si de ti depende un logro que aporte alivio a un alma tan rota como la tuya, no te desertes, te lo dice alguien que se había rendido y de alguna manera peculiar encontró nuevamente la fuerza y el coraje para sonreír a la vida.

VI.

Los milagros ocurren y solo el ser humano es responsable de ello.

Continué…

Por: Ramm Erzengel.

Suelo caminar a prisa, más aún en aquella tarde nublosa donde no quería dejarme alcanzar por la lluvia, suelo caminar sin mirar a nadie, más aún en esa tarde depresiva, sin embargo a la vista de la esquina, no pensé que tu silueta fuese a frenar mi paso.

¿Has tragado un nudo atado a tu garganta?; lo hice en el momento en que una mujer desconocida simulaba tu silueta a lo lejos, su cabello estaba recogido, no tan bien como lo solías usar, no a tu manera, pero a ti me recordaba; estaba de espaldas, usaba vestiduras semejantes a las tuyas pero sin lucirlas tan bien como tu figura.

Mi respiración se detuvo, la gente dejo de pasar por la calle, los autos dejaron de hacer ruido y la lluvia no se atrevió a tocar el suelo en aquel momento, todo resulto tan breve e infinito a la vez…, mi rostro dibujó una sonrisa, te veía a lo lejos, mi imaginación me traicionaría, de pronto me encontraba en un lugar donde por la calle te veía.

Me recargue sobre la pared del edificio de aquella esquina, se mantenía mi sonrisa, sabía que era cruel lo que me estaba haciendo pero no había nada ni nadie que me sometiese a juicio, nada; y en un breve respiro, al sentir como el aire lentamente entraba por mi nariz y llenaba mis pulmones, en ese preciso momento aquella mujer torno su rostro hacía mi, y aquello también me recordó algo, que sigo presente en esta existencia sin ti.

Cuando el aire de mis pulmones fue exhalado, cuando percibí las facciones del rostro de aquella mujer me percate de algo impresionante, la sonrisa en mi rostro no se extinguió; de pronto la gente volvió a transitar, los autos volvieron a chirrear y la lluvia se precipito a toda prisa, sobre mi rostro, sobre mi sonrisa.

Continué mi camino.

Discurso Esquizofrénico: De Dios, Sexo y Muerte.

Por: Ramm Erzengel.

El problema con tu prematura despedida es el rojo fuego que dejaste en la vela encendida…

Una vela que tardara cerca de 30 años en sosegarse y convertir su fuego en aquel azul pálido, tranquilo, apacible y controlable.


Mi alma se f
ractura en psicosis cuando te hago el amor sin que estés aquí, cuando el instrumento de toda pasión tuya yace en una caja de madera a unos metros bajo Tierra…

Mi pasión sufrió una metamorfosis, mi objeto de deseo es negro, sin ojos, con cuencas cóncavas, obscuras y frías…. Si vinieses vestida de muerte, hermosa, así mismo te follaría…


Mi alma se rompe en psicosis, cuando mi éter se esparce sobre mi vientre mientras recuerdo tus muslos cabalgando sobre mi pelvis y la estrecha entrada hacia tu amor que, usando tus delgados labios como medio, pronunciaba enunciados delirantes mientras salivabas… algunos segundos previos a la explosión de luz en tu interior yo también comenzaba a pronunciar enunciados delirantes, tu mirada prohibida y engañosa penetraba los adentros de mi esencia y de esa manera, encontrabas el amor que jamás te predique…


¿Quién sabe de hacer el amor a la muerte?, no lo sé, no he encontrado semejante conocimiento en ningún lugar… todos hablan de las virtudes del rojo fuego correspondido… de coger y follar a los vivos…. energía compartida, la exaltación del alma, la virtud del amor, el punto cumbre de dos almas ardiendo, cociéndose, viviendo…


Dicen los expertos, se trata pues, del acto que nos rejuvenece, que hace sacudir todos los sentidos y la quintaesencia de lo humano, es el acto que definido como pulsión lleva el apellido “vida”.


Y yo, que te hago el amor en “transplanos…” te puedo decir que ejecutar tal acto resulta todo lo contrario, hace que me avergüence de mis deseos incontrolados, siento el más profundo desperdicio de mi elixir regado entre suaves y aromáticas hojas blancas, siento deseos de detener mi respiración, nada se enaltece, nada fluye, todo queda a la orilla de la promesa, mis sentidos no se sacuden, se retuercen en frustración y el fuego cada vez se hace más rojo, rojo y obscuro…


Dios es un bastardo, definió la vida como un acto cruel, ¿estaba molesto el día de la creación…? o es que no conocía a la Mujer y sus promesas de amor… Estoy seguro de que esto ultimo no conoció, de el no se habla acerca de su amor hacia otro ser, solo hacía su creación, equivalente a idolatrar la propia mierda que el cuerpo expulsa…, poco escuchamos de Diosas a lo largo de nuestra vida, quizás sea el resultado cultural de una retorcida sociedad machista, o es que no existieron Diosas y por ende Dios resolvió su propia creación proyectando los vacíos de su interior.

Si Dios, hubiese amado a una Diosa en aquel momento de nuestra creación, muy diferente hubiera sido la resolución de mis conflictos, porque aún en tu despedida, hubiese podido acercar mi alma a la tuya y besarte, tocarte, sentirte, penetrarte… amarte.

¿Por qué me creó un ser tan cruel?